IRRIGADOR BUCAL WATERPIK MODELO WP-70

$62.450

Información adicional

SKU: 4014

Disponibilidad: 3 disponibles Categoría:

Descripción

El modelo Clásico WP-70 es un irrigador de mesa que funciona cuando está conectado a la corriente y su cepillo está conectado a la base. El depósito transparente tiene capacidad para 1000 ml. El control de la presión se puede ajustar en 6 posiciones distintas y su diseño es compacto y fácil de transportar. El irrigador bucal Waterpik® Clásico WP-70 está indicado para todas las personas que quieran obtener una limpieza en profundidad, ya que se consigue llegar donde otros aparatos de limpieza no pueden. Además, también está indicado en portadores de ortodoncia, implantes o coronas, así como en personas con necesidades concretas como diabéticos o personas con enfermedad periodontal.

Indicaciones

El irrigador bucal Waterpik® Clásico WP-70 está indicado para todas las personas que quieran obtener una limpieza en profundidad, ya que permite llegar donde otros aparatos de limpieza no pueden.

Además, también está indicado para portadores de ortodoncia, implantes o coronas, así como personas con necesidades concretas, como diabéticos o personas con enfermedad periodontal.

Modo de empleo

Utilizar el irrigador bucal Waterpik® después del cepillado, especialmente por la noche.

Seguir las siguientes instrucciones:

  • Seleccionar un nivel de presión bajo para comenzar.
  • Dirigir el chorro en un ángulo de 90 grados hacia sus encías.
  • No poner en marcha el irrigador hasta que la boquilla esté en la boca.
  • Inclinarse hacia el lavabo, y mantener el brazo en ángulo perpendicular al torso.
  • Regular la presión en función de sus necesidades.
  • Interrumpir el flujo de agua o apagar el aparato antes de sacar la boquilla.
  • Desechar el líquido sobrante y dejar el depósito vacío al terminar.

Para obtener óptimos resultados, se recomienda comenzar en la zona molar (dientes posteriores) e ir avanzando hacia los dientes frontales. Seguir la línea de la encía y hacer una pausa breve entre diente y diente hasta haber limpiado el interior y el exterior de los dientes superiores e inferiores.